La importancia de la atención plena en la sociedad actual

Practicar mindfulness en la vida moderna se ha convertido en una necesidad en la búsqueda del bienestar personal y laboral. La práctica de la atención plena ha demostrado ser efectiva en la reducción del estrés, la ansiedad y la depresión, entre otros problemas. Las empresas han comprendido la importancia del bienestar emocional de sus empleados y están implementando programas de mindfulness en el lugar de trabajo. Los deportistas de élite también han adoptado esta práctica para mejorar el rendimiento y la concentración. Además, es cada vez más común encontrar personas que lo aplican en su vida diaria para encontrar la calma y la serenidad en un mundo cada vez más frenético y estresante. En definitiva, el mindfulness se está convirtiendo en una herramienta esencial para enfrentar los desafíos de la sociedad actual.vida

La motivación para practicar mindfulness

La práctica del mindfulness despierta el interés de muchas personas por distintos motivos, pero existen dos principales: la curiosidad y las crisis personales. Si el motivo es la curiosidad, seguramente se busca comprender el funcionamiento de la mente y su impacto en nuestra vida y relaciones. Se reconoce la importancia del bienestar interior y se busca en la meditación un apoyo para lograrlo. Sin embargo, este es el menos común de los motivos.

La mayoría de las personas llegan al mindfulness después de atravesar una crisis. En estos casos, se busca cualquier herramienta que pueda ser de ayuda para enfrentar situaciones difíciles como enfermedades, ansiedad, estrés laboral o problemas emocionales. Incluso la sensación de sobrecarga puede ser suficiente para buscar apoyo. El primer paso para practicar meditación requiere valentía, ya que implica reconocer que se necesitan habilidades nuevas y ayuda para superar los obstáculos. Esto también requiere de una muestra de vulnerabilidad, lo que implica coraje.

Los principales obstáculos para practicar

Los retos actuales del mindfulness son cada vez más evidentes. A pesar del creciente interés en la meditación y sus beneficios, muchas personas no practican el mindfulness en su vida diaria. Esto se debe a diversos obstáculos, como la falta de tiempo, la dependencia de la tecnología y la barrera espiritual. A pesar de estos desafíos, es posible superarlos y disfrutar de los beneficios del mindfulness en la vida moderna. La clave es encontrar una manera de incorporar la práctica en la rutina diaria, incluso si es solo durante unos minutos al día.

1. La falta de tiempo

En la sociedad actual, la falta de tiempo es uno de los principales obstáculos para practicar mindfulness. Muchas personas sienten que no tienen tiempo para meditar debido a sus obligaciones diarias. Sin embargo, es importante entender la diferencia entre práctica formal e informal. La práctica formal es importante porque permite una mayor profundización en la calidad del mindfulness, pero requiere un momento de tranquilidad que cada vez es más difícil de encontrar.

Afortunadamente, la meditación informal puede ser una solución para aquellos que no tienen tiempo para la práctica formal. Consiste en utilizar cualquier actividad de la vida cotidiana como base para desarrollar la conciencia, la serenidad o la bondad. Es un estilo de meditación móvil y actual que puede ser altamente efectivo.

La práctica informal puede llevarse a cabo en cualquier momento y lugar, incluso durante actividades aparentemente cotidianas como caminar, cocinar o lavar los platos. Es importante tener una comprensión básica de las técnicas de meditación fundamentales y la voluntad, energía y confianza para convertir esta disciplina en parte de la vida cotidiana.

Además, la práctica informal puede ayudar a integrar el mindfulness en la vida diaria de una manera más natural y sostenible, lo que puede aumentar su efectividad a largo plazo. Por lo tanto, para aquellos que sienten que no tienen tiempo para meditar, la práctica informal puede ser una excelente opción para experimentar los beneficios del mindfulness.

2. Dependencia de la tecnología

La dependencia tecnológica es una realidad en nuestro mundo digital, donde parecemos estar siempre conectados. Aunque a menudo se considera que la tecnología es incompatible con el mindfulness, no podemos demonizarla completamente. Debemos reconocer su importancia en nuestras vidas y aprender a utilizarla como una herramienta para el bienestar en lugar de considerarla como nuestro peor enemigo.

El mindfulness siempre ha estado ligado a la innovación y al cambio, adaptándose a nuevas culturas y campos como la neurociencia, la psicología y la tecnología digital. En la actualidad, han surgido aplicaciones y productos para dispositivos móviles que nos ayudan a practicar el mindfulness de manera regular.

Es importante tener en cuenta que estas herramientas pueden ayudarnos a integrar la práctica en nuestra vida diaria y a mantenernos enfocados en nuestras metas.

Además, estas herramientas pueden ser especialmente útiles para aquellos que tienen dificultades para encontrar tiempo y espacio para practicar el mindfulness de manera tradicional. Las aplicaciones de mindfulness pueden proporcionar una solución práctica para aquellos que tienen un horario ocupado y están constantemente en movimiento.

3. La barrera espiritual

La barrera espiritual en torno al mindfulness y la meditación es un hecho reconocido. Aunque la tradición budista ha sido el origen de mindfulness, la estética espiritual unida a estas prácticas supone una auténtica barrera para muchas personas. Sin embargo, en la actualidad, la motivación espiritual para meditar es solo una parte del panorama. Muchas personas se acercan a esta disciplina por motivos que pueden ser de lo más diversos.

El error más común es partir desde una posición espiritual o religiosa sin tener en cuenta la motivación individual de cada persona. El enfoque moderno del mindfulness consiste en empezar por donde se encuentra cada uno y dejar que la meditación se acerque a uno, en lugar de tener que salir y cambiar antes aún de haber cruzado la puerta.

Si tu necesidad más apremiante es la de calmarte en situaciones de estrés, entonces deberías poder acceder a esa parte del mindfulness nada más comenzar. Si te enfrentas a experiencias difíciles como la ansiedad u otras cuestiones emocionales, tendrías que encontrar algo que te ayude y que vaya específicamente dirigido a esos temas.

En resumen, la práctica moderna del mindfulness debe adaptarse a las necesidades individuales de cada persona, sin importar la motivación que tengan para meditar. La meditación debe presentarse de forma natural en el contexto de la realidad y la estética de la vida de cada uno, sin elementos rituales que puedan resultar disuasorios. El mindfulness es para todo el mundo, y debería ser accesible para todos aquellos que quieran explorar los beneficios que esta práctica puede aportar a sus vidas.

Texto adaptado del libro «Mindfulness para llevar» de Rohan Gunatillake.

Compártelo en:

Artículos Recientes